Zapato de tacón: Elegancia & Glamur

El calzado femenino ha otorgado a las mujeres la oportunidad de lucir de manera más glamurosa, delicada, atractiva y seductora con una sola prenda de vestir, ya que esta aporta a las piernas un atractivo único que vuelve loco a cualquiera.

Los zapatos de tacón han estado en el mercado desde hace varios años  y ofrecen una variedad infinita de colores, texturas, tamaños y diseños que van direccionados a todo tipo de público y para toda ocasión, ya que es posible encontrar zapatos con tacones inferiores a los 6 centímetros, los cuales son considerados como tacones bajos e incluso superiores a los 8.5 centímetros, los cuales socialmente son vistos como tacones altos.

Los tacones son diseñados con propósitos específicos, ya sean para fiestas de gala, reuniones sociales informales, para complementar el vestuario del diario vivir e incluso para fiestas alocadas y de poco control. Pero aunque no lo crean y suene un poco bizarro, este complemento de glamur y belleza no fue creado con este propósito ni para el género femenino, es más, fueron fabricados para los hombres del siglo XV con el fin de generar un mejor encaje en los estribos de los caballos.

Para esa época, el tema de la equitación, la caballería, las estrategias de combate usando este medio de transporte eran fundamentales, por lo que fue importante realizar mejoras en el calzado utilizado por el género masculino, para crear un mejor agarre y ayudar en las maniobras que fueran necesarias para dar satisfactorio cumplimiento de sus labores.

Así que se puede decir que en el pasado, los zapatos de tacón iban unidos con el mundo de los hombres y representaban virilidad, caballerosidad y masculinidad, pero con el paso de los años, se comenzó a notar que este tipo de calzado también ofrecía una mejor postura, mayor elegancia y la estilización de la figura, por lo que personajes públicos y de importante renombre los comenzaron a utilizar.

Para finales del siglo XVII el concepto de zapatos de tacón dio un vuelco completo, ya que los estándares de la moda fueron cambiando y las prendas clásicas utilizadas por los hombres comenzaron a perder sus clásicos atributos femeninos, trayendo consigo ropas mas robustas y  masculinas, por lo que se dio ingreso a los zapatos con tacones más bajos y cuadrados para uso de los caballeros y calzados mas puntiagudos, altos y esbeltos para las señoras y señoritas de la alta sociedad.

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web